5 razones para perder el miedo al dolor y al parto.

Tienes miedo al dolor en el parto?  De verdad piensas que parir duele?  Pues lo primero que voy a contarte es que si tienes miedo, tu cuerpo se va a contraer. Y si se contrae está ofreciendo resistencia a la salida de tu bebé y entonces duele. La relajación es el camino para tener una experiencia gozosa.
“Si no me cuentes milongas”, me dirás. ¿Cómo no me va doler el paso del bebé por mi vagina?   Para empezar, te voy a dar 5 razones para que comiences a perder el miedo y puedas ir abriéndote a una experiencia placentera.
LA PRIMERA

La cabeza de tu bebé no es rígida como un casco de moto. Está formada por varios huesos, lo que significa que se adapta a la forma del canal por el que va a descender. Por eso salen niños con la cabeza deformada (de pepino, achatada…)
LA SEGUNDA

El resto de los huesos de tu bebé son cartílagos, por tanto, no son rígidos, sino blanditos, lo que favorece su salida

LA TERCERA

La grasita que recubre el cuerpecito del bebé (Vernis caseoso) que ha sido como un traje de neopreno que le ha protegido, ahora le va a ayudar a deslizarse durante su descenso y salida
LA CUARTA

Durante todo el proceso está presente la relaxina, una hormona que relaja todos tus tejidos (músculos, tendones, ligamentos, fascias,…),  lo  que favorece la salida del bebé.
QUINTA

Tu pelvis es móvil porque tiene articulaciones que unen los  4 huesos que la  componen y, ya sabes, la relaxina ayuda a que se separen para dejar paso a tu bebé.
PIÉNSALO, NO TE PARECE?

Te voy contando sobre las cosas del nacer

 

 

 

Sin comentarios

Publica un comentario

error: Contenido protegido.