Mi consejo es: disfruta de tu embarazo

Hoy acaba el mes. Me viene a la cabeza lo rápido que pasa el tiempo y me doy cuenta de que yo misma acelero la percepción del mismo, porque el día tiene 24 horas, 1 hora 60 minutos y 1 minuto 60 segundos y ni yo ni nadie tiene la facultad de modificarlo.

Soy yo quien me apresuro pensando todo lo que he de hacer, proyectando y planificando cómo quiero vivir, olvidándome de vivir este instante.

Recientemente fuí a una oftalmóloga naturista porque, aunque llevo gafas para leer, escribir, … me niego a ser dependiente de ellas y me gustaría dejar de necesitarlas. Es sorprendente lo que aprendí en una sólo sesión y de lo que me di cuenta.

Cuando miras con atención

observando todos los detalles de lo que ves,

le das más información al cerebro

y el nervio óptico crea una imagen más nítida.

Es decir, ves mejor

Me he dado cuenta de que voy por la vida, pensando en lo que he de hacer, en lo que me preocupa, en lo que me dijo tal persona,… En definitiva, mi mente está pensando y no me permite ver las cosas que a mi paso me encuentro y que forman parte del presente más inmediato que estoy viviendo, o podría decir, más bien, malviviendo porque no lo hago con todos mis sentidos y seguramente me estoy perdiendo infinidad de aspectos de ese instante irrepetible.

Y esto lo puedo decir porque cuando logro prestar atención a lo que miro, me doy cuenta de que mi mente deja de parlotear sobre las cosas que no están aquí. Te aseguro que es espectacular la sensación fresca de sentirme viva. Se ahorra mucha energía

No estoy diciendo con ello, que no haya que pensar, programar, proyectar, … Sólo que cuando estemos en este modo, también necesario, estemos con los 5 sentidos o, mejor dicho con los 6 sentidos porque también la intuición cobra un papel importante .

He visto durante muchos años cómo, del mismo modo, la mayoría de mis alumnas embarazadas aceleran el tiempo:

primero tienen ganas de que pase el primer trimestre,

después quieren que crezca más su bebé para sentir sus movimientos,

más tarde les molesta esos movimientos y lo que ansían es que llegue el final.

LO ENTIENDO.  Sin embargo, mi consejo es intentar:

disfrutar cada instante, cada sensación

acompañar al bebé hablándole

imaginar su rostro

adivinar sus reacciones y gestos ante tus palabras y caricias

tranquilizarle cuando tengas un mal momento y decirle “no pasa nada mi amor”

 

y buscar soluciones a las posibles incomodidades que sientas:

moviéndote con tus 6 sentidos

descubriendo qué te sienta mal y modificándolo practicando una saludable y necesaria higiene postural

acudir a un un especialista en embarazadas (fisio y/o osteopata) si es necesario

no acelerándote. La diferencia entre hacerlo o no, suele suponer entre 5, 10 ó 15 minutos. Concédetelos y regálaselos a tu bebé.

 

CUIDARTE ES CUIDAR A TU BEBÉ

DISFRUTA DE CADA MOMENTO PORQUE ES IRREPETIBLE

 

Haz lo que puedas y, sobre todo,

no te culpes de nada.

 

Con amor

 

Sin comentarios

Publica un comentario