También tú puedes conseguirlo

También tú puedes conseguirlo

Eres médica, matrona, enfermera,..  también tú puedes conseguirlo.

Te preguntarás de qué va esto. Te explico. A lo largo de estos años, en concreto desde el 2005, he tenido muchas alumnas  embarazadas del sector sanitario (enfermeras, pediatras, médicas, investigadoras fisioterapeutas,…)

Aunque biológicamente el cuerpo está haciendo constantes adaptaciones para mantenerse en buen estado y lo hace muy bien, como la función del personal sanitario es asistir al enfermo, durante su periodo de formación se estudia, entre otras cosas, todas las patologías que pueden producirse y cómo abordarlas, para ayudar a su restablecimiento o atenuar las molestias que puedan ocasionar.

Ello determina que tanto a las mujeres embarazadas como a sus parejas de la rama sanitaria, les cueste soltar esta información y recordar que el cuerpo sabe y que la actitud ante la vida, ante lo que a cada uno nos acontece, es determinante.

Desde hace años la ciencia está hablando de cómo los pensamiento, las emociones, los traumas no resueltos, la rabia no expresada,… se materializan en el cuerpo químicamente, produciendo cambios en las estructuras moleculares de nuestro cuerpo, que sostienen esos estados emocionales que precisamente han creado esos cambios bioquímicos.

Obviamente si la emoción es agradable, genial, a seguir con ella. Pero si no lo es, hay que gestionarla. Primero identificándola, después aceptándola y dándose permiso para vivirla. Es decir, si estoy enfadada o rabiosa, me lo permito, expreso y no me lo trago como si no hubiera pasado nada.

 

Volviendo al tema de ese estado que se asoma en la mujer embarazada y su pareja

cuando se han formado desde lo que puede pasar.

 

Estoy contenta, muy contenta

porque recientemente tres de mis alumnas que son médicas, han dado a luz a su bebé  y  LO HAN CONSEGUIDO:

Han logrado estar con su cuerpo

y acompañar a su bebé en su descenso y salida,

desde la alegría.

 

Y lo puedo decir en voz alta porque si hubieran estado pensando en ese momento en todo lo que han aprendido durante su formación y en el ejercicio de su profesión, el resultado, probablemente, hubiera sido otro porque se hubiese activado el estado de alerta y huida y el cambio bioquímico que se hubiera producido habría, probablemente, dificultado el descenso y salida de su bebé y quizás provocar alguna intervención médica.

 

“Felicidades chicas”

 

Lo he escrito para ti que estás en esta situación

y también para ti que me estás leyendo.

 

RECUERDA, TU PUEDES, SÓLO RELÁJATE,

Y VIVE LA LLEGADA DE TU BEBÉ DESDE LA ALEGRÍA,

EL RESTO LO HARÁ TU CUERPO, QUE SABE BIEN QUÉ HACER

 

Celebrando la vida, celebrando la llegada de tu bebe

Con mucho afecto y deseando que te haya llegado mi mensaje

 

Por favor, cualquier duda, cualquier comentario que desees hacer hazlo. Para ello no es necesario que te inscribas.

 

Sin comentarios

Publica un comentario